domingo, 1 de marzo de 2009

Inmoral

Tengo todo lo que necesito para ser feliz. Una pareja que es un regalo divino, una hija que me hace sonreír sólo con evocar su imagen, un techo que apenas hace dos o tres goteras por invierno, agua caliente, buenos lugares para descansar, más comida de la necesaria para mantenerse vivo. Viejos amigos de toda la vida, nuevos amigos de varias vidas.
Pero no puedo ser feliz, es como que a mi alma le resultara inmoral ser feliz.
Que no se mal interprete, tengo momentos muy felices, soy una agradecida de la vida. Pero el dolor vive constante en mí, aunque a ratos se repliegue está atento para saltar y hasta desbordarse.
La vida me duele, no mi vida, sino LA vida. Absorbo las miradas, los gestos, las palabras, los silencios, las acciones e inacciones de cuanto me rodea. Caminar por la calle, estar en un supermercado, en una reunión me provoca dolores profundos, comienza desgarrándose desde el estómago y luego se esparce por los músculos, huesos, tendones.
Sentir a algunos aunque no estén cerca.

Es.....es como que el alma se me hubiera materializado.

....¿dónde se supone que está el alma? dentro o fuera de uno? o en ambas partes al mismo tiempo?
como sea, a mi cuerpo le duele el alma, a mi alma le duele el cuerpo, me fatigo intentando alcanzar con una caricia, una sonrisa, una palabra a cada alma que me roza.
No pretendo ser santa Klaus, ni sor Teresa, pensé que dando todo lo que podía dar a otros el dolor iba a menguar, fue una acción egoísta, sólo deseaba mitigar mi dolor. Pero cada vez hay más dolores que absorver, es como una tarea que nunca acaba. Y debo asumir que ser feliz, completamente feliz, implica un cierto grado de inconciencia e inmoralidad al que, ahora de manera conciente y responsable, decidí renunciar.
Mientras quede un poco de energía para apoyar, mientras se junten un par de monedas para compartir voy a seguir.

"cuando dejes de sentir dolor será señal de que has muerto" me dijo una nana dándome un pellizcón cuando tenía como 7 años. Nunca lo olvidé, ahora me hace más sentido.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu vida es tuya: tu muerte, también.
Hay tanto por decir de lo que ocurre contigo, al igual supongo, que pasa en mi vida ahora mismo. Sin embargo,la distancia nos va separando y es rar, me cuesta entender que pasa, pero es así....
Espero en verdad, que descubras la clave que falta en tí. Será solo un poco de miedo a ser felíz? tantas descgracias te han llevado a aceptar que si tienes un momento de felicidad, lo puedes perder fácilimente todo?
Por cierto, saca la dirección de blog, que lo he cerrado.

Vicente.

seferene dijo...

No tiene que ver con la posibilidad de que yo pierda todo, no tiene que ver con mis necesidades personales para ser feliz, no tiene que ver con miedos, hace rato ya que los temas dejaron de pasar por ahí. Tiene que ver con sentir el dolor de los demás, con entenderse como un ser comunitario, parte de un todo, no un uno individual que cuando suple sus necesidades puede sentirse feliz sin ver lo que lo rodea. Ser feliz implica en cierta medida un apartamiento de lo que nos rodea, un individualismo ilusorio.
Somos parte de un todo, somos lo que los demás son, hacemos el mundo en que vivimos, somos ese mundo.
¿cómo se puede ser feliz sin renunciar a ver, escuchar y sentir a los demás?
Y no se trata tampoco de andar amargado por la vida, se trata de aceptar qué y quienes somos. Estar bien y ser feliz sin hacer nada por quienes están mal es inconsciente e inmoral. Y siempre hay un otro que está peor que uno y al que deberíamos ayudar e instar a su vez a ayudar de alguna manera a quien vive más miseria o dolor que él.
Dejar de verse en el espejo y empezar a mirar por las ventanas.

Mónica dijo...

Quizás la cosa va por mirarse en el espejo y no sentirse culpable por lo que esté ahí, no esté afuera de la ventana... No sé, digo yo... Que tiempo que no la leía.

Saludos, que estés bien...

Palacios dijo...

Empatía se llama, es como cuando sientes los dolores de tu mujer en el parto..
Sabías que la felicidad absorbe el dolor?pero el dolor no absorbe la feicidad?
Me explico cuando estas triste pocas cosas te hacen reir y más encima pones triste al que estaba alegre..

Anónimo dijo...

Creo que tu misma te das cuenta que estas enfocando mal las cosas. Efectivamente, el amor absorbe el dolor y el dolor no....no son reflejos. De hecho, el reflejo del amor es el odio, su contraparte.
En cuanto a lo otro, un hombre sabio me dijo hace años "No pretendas cambiar el mundo y quienes te rodean, si no eres capaz de disfrutar tu vida. La única forma de ayudar a otros es viviendo como quieres vivir."
Un beso, y cuídate.
Vicente.

seferene dijo...

¿qué parte de "soy una agradecida de la vida", "soy feliz con lo que me tocó" y "tengo mis necesidades de felicidad personal cubiertas" no se entiende?
No tiene que ver con miedos como comentaba Vicente ni con culpas como dice Mónica.Dejar las culpas y superar los miedos es algo en lo que trabajé bien, ya estoy vieja (de experiencias) para quedarme pegada en eso. ¿dejar de mirar por la ventana y centrarse en uno? ¡¡pero si estoy diciendo que decidí voluntariamente no hacerlo porque deseo asumir estar en este mundo en comunión con el mundo!!
No pretendo cambiarlo, no tengo tanto ego ni tanta fuerza, eso dependería de demasiada de gente. Sólo pretendo cambiar MI actuar frente a LA vida.
Decía Pablo Milanés "la vida no vale nada si no es para perecer porque otros puedan tener lo que uno respeta y ama".
Todos quienes me han conocido saben que soy una persona alegre y muy agradecida de las bendiciones y dones que he recibido. Entre esos dones se encuentra la capacidad de hacer una elaboración mental en la que decido voluntariamente (libre albedrío le llaman)sentir al otro.

Nop, no siento estar equivocada esta vez, al fin me he dado cuenta de mi lugar y el lugar de todos. La vida es un regalo maravilloso que se nos otorga, como una balde de legos gigante. Depende de nosotros encajar bien las piezas y diseñar los modelos. Pero el balde no es individual, es de todos, por tanto si uno falla en la construcción o tiene las manos tullidas es nuestro deber ayudar a afirmar su parte para que la construcción entera funcione.

"comunión" y compasión" son conceptos a meditar.

Anarkángel dijo...

Tanto sentido me hace.. Me he pasado años lidiando con eso. Empatia. Empatia al chancho, empatia fisiológica. Escribí una historia para mitigarla o sublimarla, q sé yo, ya q aún no se publica.
Hoy en la mañana escucho acerca de un niño enfermó de lo mismo q mató a su mamá y q necesita el traslado de un transplante q sale 30 millones.. y se me queda dando vueltas y me ubico en su vida e intento mirar las cosas desde ahi.
Cerrarse a eso?
No lo sé.
Veo a mi alrrededor personas queridas en dilemas, pero me encuentro impotente de hacer algo. Me he vuelto medio cobarde al respecto. Por lo mismo, porq me he vuelto más sensible.
Pero no sé si quiero renunciar a mirar por la ventana. Yo quiero cambiar el mundo. No es eso lo más sagrado q uno puede intentar hacer?

Anarkángel dijo...

chuas, escribimos casi al mismo tiempo.. :P

seferene dijo...

Claro, yo no tengo los 30 millones que podrían dar vida a ese niño y duele, esas cosas duelen. Pero sí puedo por una vez dejar de salir a carretear el fin de semana y las 10 lucas comprarlas en un par de cuadernos que en algo alivien a una mamá con problemas para que los niños vayan a clases. También puedo dejar pasar en la enorme fila del supermercado a los chicos que llevan sólo un paquete si yo voy con el carro lleno. Puedo sacar al patio todas las cosas de mi casa y empezar a revisar una por una las que realmente me son imprescindibles y las demás darlas a la abuelita que vende cosas usadas en la feria.
Puedo regalar mi overlock que he usado 3 veces en 6 años a alguien que puede dar de comer a su familia con el trabajo que hace con ella.
Puedo sin problema regalar mi mesa fetiche de trabajo de carpintería a un hombre que la usa diariamente.
puedo pasar mis botas de lluvia a alguien que vive en calle de tierra y sale todos los días a trabajar temprano.
Puedo y debo abrir los ojos y aprender a escuchar y a observar a mi alrededor. Afortunadamente yo puedo sentir sin la necesidad de que me digan las cosas, afortunadamente elegí darme cuenta de lo egoístas y miserables que somos, de cuanto nos quejamos por lo que los demás nos hacen en lugar de mirar lo que nosotros NO hacemos.
Tal vez si dejamos un poco los espejos y nos acercamos a las ventanas la espinilla purulenta que nos salió en la punta de la nariz (y que nos hace sentir miserables) se vea insignificante. Sí, es metáfora.

Aunque parezca contradicción, no hay mayor felicidad, más plenitud que abrazar a otro y hacerse uno en su dolor, compartir, compasión, comunión. Y van tres conceptos a meditar.

Anarkángel dijo...

Absolutamente de acuerdo. Podemos hacer todas esas cosas, y no entiendo porq no se hacen, y la mayoria de la gente suele hacer lo contrario. Lo del niño de hoy en la mañana viene a cuenta acerca de lo q escribes originalmente. Igual afecta, a pesar de todas esas otras cosas q podemos hacer, afecta lo q no podemos hacer.

LEONOR DINAMARCA dijo...

Con respecto al post dejado en mi sitio... na que decir...
me quedó claro.
Así que agachando el moño.

muacks!!!

seferene dijo...

A la señora Leonor, en realidad ahora lo leí y fue una patudez de mi parte, pero como soy una convencida de nuestra porción divina pues se me ocurrió que eso pensaba Dios de la última línea de tu posteo.
A Anarkangel, entiendo a la perfección esa impotencia y eso es lo que hace doler, más aún sabiendo que otros sí podrían hacerlo.
Hoy leía que Felipe Cruzat, el chico de 11 años que espera un corazón, sufre crisis de angustia y enloquece tratando de sacarse todas las mangueras que invaden su cuerpo. Un niño de 11 años tiene plena conciencia de la muerte y del tiempo que se acaba,tiene miedo. Y yo hago oración todo el día, no se si le sirva de algo a él, pero es lo único que se me ocurre hacer, lo único que puedo hacer. Prefiero eso a no hacer.Y en una trampa mental negocio con Dios y le intercambio más dolores míos y menos de él.
"los niños viven de milagro" escribía Warnken hace unos días, esa frase no deja de resonar en mi cabeza. En realidad no deja de resonar que todos vivimos de milagro y no nos damos cuenta que LA VIDA es una sola y que tenemos que apoyarnos unos en otros para ser más fuertes. Solos somos una pura ilusión de vida.

Anónimo dijo...

Alguien los debe ver; alguien tiene la capacidad para observar y mostrarle al resto.

Pajarito dijo...

"cuando dejes de sentir dolor será señal de que has muerto" ¿Te hace sentido? ¿No será que te lo has creído demasiado y por eso no puedes dejar de sufrir? Quizás sufres para no morir...